Turno Cu4tro

Un blog gamberro sobre miniaturas y wargames

Tiendas de Hobby. Una especie en peligro de extinción.

De todos es bien sabido que vivimos una situación económica en España, aunque más bien mundial, bastante lamentable. Obviamente en este tipo de situaciones lo normal es que los productos que no son de primera necesidad, como los hobbys, sean lo primero que cae en nuestro presupuesto mensual.

Hasta aquí todo es bastante normal. ¿Y cómo afecta esto a las tiendas? Pues evidentemente mal. Tanto que desde que empezó esta situación han cerrado muchísimas tiendas conocidas. La última en caer (bajo mi conocimiento) ha sido “Martell de Guerra” en Villa Real, Castellón.

Esta claro que el que no puede, no puede, más le gustaría a él. Pero esta cadena de incesantes cierres, y especialmente este último de una persona conocida, además de una gran perdida para el Hobby en Castellón, me han llevado a preguntarme hasta qué punto somos responsables los jugadores y consumidores, del cierre de una tienda.
Responsables puede parecer inicialmente algo fatalista, ¿no? ¿Pero en realidad es así? Cualquier comercio necesita vender para mantenerse. Si no se vende, cierra. ¿Pero en realidad la comunidad de jugadores se ha resentido tanto como la de Puntos de Venta? Hace algunas semanas hablábamos en nuestro podcast de la compra de una tienda online por otra, y por una suma desorbitada. ¿Y cómo puede ser esto? ¿Realmente hay mercado? Sorprendentemente sí. Y no poco no. La comunidad de jugadores también ha mermado, pero no tanto.
Entonces, el problema debe ser otro. Sí hay jugadores (a las pruebas me remito, se siguen haciendo torneos y se siguen llenando) pero las tiendas españolas no venden y acaban cerrando ¿Cuál es el problema?. Un momento…. claro. La palabra clave de la frase… “españolas”. Ese es el verdadero problema. Muchos jugadores siguen comprando, pero no en España. Ahhhh…
Cualquiera que lleve un mínimo en el hobby de las miniaturas y los wargames conoce las famosas tiendas online extranjeras (que me niego siquiera a mentar) que nos ofrecen suculentos descuentos. “Suculentos descuentos”, jajajajaja. Tras unos días de simular pedidos y hacer cálculos en webs de fuera y de dentro de nuestro país, he comprobado de primera mano que ese descuento muy raras veces supera el 16-17% real, y de forma habitual y tras descontar portes y cambio de moneda (que los de Visa cobran también por hacer eso, sí) hablamos de entre un 10% y un 15%. ¡Un 10% o 15%! Estamos poco a poco jodiendo la economía del país por un mísero 12,5% de media de ahorro.
Alaaaaaaa… qué bestia!. Jodiendo la economía del país!. Este tío esta mal de la cabeza!.
¿Alguien se ha planteado qué sucede con el dinero que le pagamos a alguna de esas tiendas del extranjero? Lo bien cierto es que nuestro dinero se les ingresa en una cuenta del banco de su país y jamás se supo más de ese dinero. ¿O creéis que bajan los fines de semana a gastarse ese dinero en España? No amigos no, cada vez que hacemos una operación de esta índole, mandamos fuera del país un dinero que es muy poco probable que vuelva. Pero no pasa nada porque yo me he ahorrado la friolera de un 10%. Uhooooooo. Corriendo a la caja fuerte señores.
Tienen toda la razón del mundo. Cada uno es libre de mirar por su bolsillo. Sí señor. Pero ojo, si mañana llegamos al trabajo y nos engancha nuestro jefe y nos dice:
– Manolo, te presento a Qui-gon Jin, que a partir de mañana va a hacer aquí tu trabajo, porque hemos acordado que cobrará un 10% menos que tú, y claro, yo también tengo derecho a mirar por mi bolsillo.
¿Que pasaría? Entonces nuestro jefe sería un cabrón, un usurero, un desgraciado, y una cantidad increíble de cosas más, porque eso sí, de pasta no, pero en España de léxico vamos sobraditos. Claro que sí. Yo sí, los demás no… yo sí, los demás no.
Y lo peor de todo es que la gente se intenta autoconvencer, “No si por 60 euros de un pedido no pasa nada. Si es que mira, estos han subido el precio del codex, joder pues lo compro allí.” Y no contentos con eso, hay gente que hasta organiza pedidos fuera para ahorrarse dos putos chavos. Genial hamijos. Como diría Leonidas:
– Esto…….. es ……… ESPAÑA!!!.
Luego viene la cosa. ¿Ha cerrado esta tienda? Qué putada. ¿Dónde jugamos ahora?¿quién monta ahora torneo cada dos domingos? Claro. Es que la cosa va fatal.

Eso, sin dejar de tener en cuenta que los dependientes de las tiendas, son un atajo de trolls sacacuartos. Sí, sí… Ese parece ser el concepto que tiene mucha gente de los tenderos. No de gente con familias, y eso, que decide arriesgarse a trabajar en lo que les gusta. Que va. Si lo pierden todo que se aguanten. Yo tengo que mirar por mi bolsillo, pero a mi jefe que no se le ocurra despedirme a mi, eh… ojito… por mucha crisis que haya y por mucha gente en el paro que curraría por menos que yo… que eso ya no es lo mismo. 

Pues nada. Como es algo con lo que no podemos pelear, y seguro que muchísima gente, encima, intentará justificar sus actos de racanería y miseria con excusas absurdas (como la culpa es de los bancos o de los políticos), tenemos que resignarnos, y rezar para que se den cuenta de la tontería tan grande que están haciendo.
Eso sí, personalmente no me daría ninguna pena si a toda esa gente les dieran una lección de Karma. Sí hombre sí. Que toda esa gente que compra fuera del país por ahorrarse cuatro perras, y contribuye al cierre de las tiendas españolas, se vea en la puñetera calle porque su jefe ha visto la misma luz que ellos y ha decidido contratar gente que cobra menos, o empieza a comprar piezas (de lo que sea) fuera y le sobra gente en producción. A ver si la retahíla de excusas que tienen en mente les sirve de consuelo a la inversa.
A eso, señores, se le llamaría Karma.
Raven.
NVL.