Turno Cu4tro

Un blog gamberro sobre miniaturas y wargames

El Hobbit: Un Timo Inesperado

Todos los que me conocen, saben que uno de mis juegos de miniaturas favoritos (con el permiso del Dios Emperador) es el de “La Guerra del Anillo”, ya que desde mi punto de vista tiene uno de los sistemas de reglas mas sólidos que podemos encontrar en el inmenso mundo de los juegos de miniaturas, no en vano los reglamentos que salieron tras este, contienen multitud de reglas y de conceptos que vimos por primera vez en “La Guerra del Anillo”. Pero hoy no estoy aquí para hablar del susodicho reglamento, si no del nuevo producto que ha salido ahora a la venta y que está íntimamente relacionado con la línea de GW de la franquicia de “El Señor de los Anillos”, me refiero a “El Hobbit Un Viaje Inesperado: El Juego de Batallas Estratégicas”.

Como casi todos nuestros lectores sabrán GW supo atar muy bien la franquicia que le daba los derechos para producir miniaturas y reglamentos relacionados con el fantástico mundo creado por el profesor Tolkien, franquicia que desde mi punto de vista no ha estado a la altura de las expectativas que muchos teníamos en mente o que pensamos podrían haber “explotado” muchísimo mejor. Pero no vamos a hacer un “retrospective” sobre los anteriores productos de esta línea, no, vamos a contaros como vemos desde “Turno Cu4tro” esta nueva línea, que por lo que parece ser viene a sustituir a la que conocíamos hasta ahora.


Vemos que han mantenido la misma política
de absoluto secretismo respecto el producto hasta última hora, ya que hasta un
par de días antes aproximadamente, no se sabía absolutamente nada sobre las “maravillas”
que nos íbamos a encontrar. De nuevo tenían preparado para su lanzamiento un
buen número de referencias para bombardear al consumidor, pensando que el ansia
consumista de las fechas a las que nos aproximamos, sumada al afán coleccionista
de los fans de la Tierra Media, les va a asegurar un gran volumen de ventas,  pero desde mi humilde opinión el producto que
GW nos presenta no llega ni al aprobado pelado, quedándose muy lejos de lo que
esperaba.

Pero veamos qué es lo que nos
encontramos, empecemos por “el producto estrella”, la caja de juego de “El Hobbit:
Un Viaje Inesperado (Edición Limitada)” otra moda nueva a la que parece le
han tomado cariño. Bien, la primera en los dientes, nos encontramos con una
caja que lleva cincuenta y seis miniaturas, ocho más que la caja de Venganza
Oscura, un conjunto de escenografía (de la que hablaremos más adelante), dados,
reglas y reglamento, todo ello por el módico precio de cien eurazos, personalmente
creo que esta caja se la van a comer con patatas pues pedir cien euros por este
producto me parece realmente exagerado, pero el tiempo me dará o me quitara la razón.
Respecto al contenido, encontramos una revisión del reglamento del juego de
batallas estratégicas, en formato mini, un par de reglas planas parecidas a
listones de madera, los típicos dados, un conjunto de escenografía que imita un
conjunto de plataformas de madera, curiosas, no me desagradan, y el premio
gordo, las miniaturas. Aquí encontramos a los trece enanos que acompañaran a
Bilbo y a Gandalf en su inesperado viaje. Estas miniaturas diseñadas por los
hermanos Perry, cumplen a mi parecer con su función, se parecen bastante a los
personajes de las películas, que es al fin y al cabo lo que pretenden,
ciertamente el parecido con los de la película está muy logrado, tanto Thorin,
como Kili o Bombur por nombrar solo algunos. Gandalf está bien y Bilbo no es
ninguna maravilla.
 Antes de continuar quiero hacer una declaración
que va a valer para el resto del artículo, todos estos productos los pudimos
ver antes de que salieran a la venta en la WD de diciembre, lugar del que
tomamos referencia desde Turno Cu4tro a la hora de confeccionar este articulo y
la verdad que la pintura de las miniaturas deja mucho que desear y desmerece
seguramente la opinión que tengo de las miniaturas las cuales seguramente ganarían
muchísimo más, si estuvieran pintadas a la altura que un producto así se
merece. El tema de los pintores de GW últimamente está bastante por debajo de
lo que nos tienen acostumbrados y eso hace que su producto parezca de menor
calidad de la que seguramente sea, como es el caso del que estamos hablando,  pero eso es otro tema que tocaremos en otro
momento.
Después de esta aclaración continuamos
con los trasgos y con su rey. La verdad, aquí vemos el máximo exponente de lo comentado
en la aclaración anterior, no sé si las miniaturas en si son horribles o es el
pintado a base de tintas lo que las hace tan malas. Pero la primera impresión que
me han dado es que son de lo peor que he visto en bastante tiempo. Respecto al
rey de los trasgos mas de los mismo, a priori la miniatura parece superior a la
media, más grande, una cara bien definida, vamos que llama la atención, pero de
nuevo el pintado tira por tierra lo que seguramente será una miniatura no tan
mala como parece. Encontramos también una especie de catapulta trasgo y, para
finalizar, la miniatura exclusiva de la caja, Radagast el vagabundo, perdón el
Pardo… no, en serio, la verdad que la miniatura no me desagrada tanto, creo que
cumple bastante bien con lo que podría ser para algunos el guardián de
Rhosgobel, pero eso es ya a gusto de cada uno, de nuevo la pintura no está a la
altura. En definitiva una caja de un precio desproporcionado que no creo que
cumpla con las expectativas que los fans habían puesto en GW para este nuevo
lanzamiento.
Seguimos con el reglamento de “Luxe”
vamos, vamos, que nos vamos, sesenta y cinco euros del ala por el librito, cinco más que el de
40000, tapa dura, doscientas ochenta y ocho páginas, a color, muy bonito sí
señor, pero que solo añade al viejo reglamento los perfiles de los nuevos
personajes, una revisión de los enemigos y nuevas hazañas heroicas para los héroes,
nos encontramos con un lavado de cara del anterior libro, básicamente sigue
igual, sin grandes cambios, tal y como   pudimos ver en el cambio  de la quinta a la sexta edición de 40000. ¿Se venderán?
No lo creo.
Ahora pasamos a la nueva línea de
miniaturas que vienen a acompañar a la caja y al reglamento. Primero hablaremos
de William, Bert y Tom, los trolls que intentarán comerse a Bilbo. Las
miniaturas vienen acompañadas de una hoguera y un asado para “ambientar” y todo
esto por el ridículo precio de sesenta y cinco euros, vaya tela. Esto sí que me
parece un verdadero atraco. Las miniaturas son feas de verdad y el pintado que
vemos en las WD no hace sino empeorar nuestro concepto de ellas, en fin, de
pena.
Continuamos con dos nuevas cajas
de Orcos, una a pie y otros montados en huargos, los orcos no están mal, en la línea
de los anteriores, alguno un poco punk, muy parecido a Prodigy, pero nada del
otro mundo. Los huargos han cambiado la cabeza por una más lobuna, alejados de
esos engendros que no se sabía de dónde se los había sacado el señor Jackson,
pero por lo demás iguales a los anteriores, alguna pose me recuerda a los de la
caballería de lobo trueno de los Lobos Espaciales. A estos los acompañan dos héroes, Fimbul, a
pie y montado en huargo y Narzug, el primero me recuerda a Grishnakh y el otro al
hermano feo de Lurtz, como no, el pintado es deplorable.
Llegamos a Bolg, una
especie de orco gigante, la miniatura está entre las más feas de la nueva línea,
me parece fea la mire por donde la mire, no pega ni con cola con las demás y no
creo que mejorara mucho con un pintado decente, aunque todo sea dicho tal y
como está pintada en la WD aun es más fea, de pena señores…

Y ahora la caja que más me da que
pensar, la nueva caja del concilio blanco, bueno tendrían que haberla llamado “Casi
todo El Concilio Blanco” pero bueno eso ya son cosas de “fan manías” que es uno.
Bueno la cuestión es que en esta caja encontramos 
cuatro nuevas miniaturas de Gandalf, Elrond, Galadriel y Saruman. Antes dije
que me da que pensar porque ciertamente me da la impresión que el modelado de
las miniaturas está bien, La expresión de Saruman, Gandalf sin el gorro con la
melena gris caída, y la actitud de Elrond me parece que están bastante bien,
pero aquí sí que sí, el pintado de las miniaturas tira por tierra lo que
seguramente sería un buen producto. Elrond tiene un ojo más grande que otro, parece
como si estuviera guiñando un ojo, fatal, fatal, y Galadriel es penosa, la cara
que le han pintado (porque me niego a pensar que el modelado sea así) es de
risa, bizca y con un pómulo mas alto que otro, bueno para echarse a llorar. Espero
tener pronto entre las manos estas miniaturas para corroborar lo que digo o retractarme
y confirmar que el modelado también es de pena.

A todo esto añadimos un capitán
trasgo tan guapo como sus primos, una caja de tragos, la escenografía que
encontramos en la caja, un maletín especial para guardar las miniaturas de la
caja de cien eurazos y la caja típica de pinturas con unos trasgos de esos
guapos, guapos.
Y para finalizar la compañía del
anillo que encontrábamos en la caja de “Minas de Moria” en una caja para ellos
solitos, de nuevo por el despreciable precio de treinta y nueve euros, vamos regalados.
Para terminar este pequeño análisis
de la nueva gama de miniaturas de El Hobbit, sinceramente me parece que estamos
ante uno de los peores lanzamientos que ha realizado la compañía británica en
los últimos tiempos. Me he llevado una gran desilusión,  pues como os comente me gusta mucho la línea
de El Señor de los Anillos.  Estamos
frente a un producto que como he dicho no llega al aprobado y que se queda muy
lejos de lo que se esperaba de él, pero la razón de todo esto nos la dará o nos
la quitará las ventas que tengan, y eso lo sabremos dentro de un tiempo, yo por
mi parte os aseguro que no invertiré mi dinero en él.
Un saludo,
The Hood.